ESPÍRITU DE LA FUERZA ANCESTRAL :

EKEKO

  1. ANTECEDENTES ARQUEOLÓGICOS E HISTÓRICOS.

•  Referencias precolombinas.

 

Según los estudiosos, los primeros indicios de la existencia del “Ekeko” en la cultura andina, se remontan a la época de Tiwanaku, después de haber encontrado piezas líticas con el dorso adunco a orillas del Lago Titikaka en 1942.

 

Y algunas otras en plata además con el miembro viril de grandes dimensiones y en estado erecto. Este dios prehispánico se remonta al período clásico de la cultura de Tiwanaku (Aproximadamente 200 años antes de la era común y 700 después de la era común

 

 

Antiguamente el Ekeko o “Ekhako”, era el dios de la abundancia, de la alegría y la unión sexual. Su imagen hecha en oro, plata o piedra, era una de las favoritas de la familias andinas ancestrales.

Se le daba la forma de un hombre sonriente, con los brazos abiertos y órganos sexuales prominentes.

Se los hacían también de piedra, arcilla, madera, hojalata, yute y yeso, pero siempre con la convicción de que se trataba de un espíritu benefactor y de bienestar para las familias.

En el diccionario de Ludovico Bertonio (1612) aparece como Ekhako-Thunupa. Este autor lo define como “ ecaco.1Thunupa. Nombre de uno de quien los indios antiguos cuentan muchas fábulas y muchos aún en estos tiempos las tienen por verdaderas y así sería bien procurar deshacer esta persuasión que tienen, por embuste del demonio. Ecaco hombre ingenioso que tiene muchas traças (entendiéndose que cumplía varios roles)”.

Existe evidencia de que la realización de objetos en miniatura en épocas prehispánicas era una práctica bastante extendida entre las culturas de la zona andina. Muchas de estas antiguas artesanías, algunas claramente identificadas y otras sin ninguna filiación arqueológica, pueden ser observadas en museos nacionales y en colecciones particulares.

Ernesto Cavour, en su libro “Alasitas”, hace referencia a figuras antropomorfas y zoomorfas en piedra, barro, y hasta oro, pertenecientes a culturas que habrían estado presentes en los actuales departamentos de La Paz , Oruro y Potosí.

Señala que estos trabajos están realizados en piedra negra basalto (extraída de minas precolombinas, a orillas del lago Poopó) y en andecita procedente de la península de Copacabana.

Ponce Sanginés, por su parte, concentra parte de sus investigaciones en innumerables figurillas antropomorfas con elementos fálicos y gibas prominentes, que en su opinión se remontan a la época del Inkario, y que de acuerdo a sus observaciones se tratarían de predecesores del Ekeko colonial.

Según Antonio Paredes Candia, las figurillas fálicas y diminutas a las que Ponce hace referencia, serían remanentes de remotas fiestas sagradas del solsticio de verano. Es importante señalar también a Posnasky que da cuenta de que en fechas próximas al 22 de diciembre, en Tiwanaku “se realizaban rogativas a las deidades para que les traiga buena suerte, ofreciendo miniaturas de cuanto anhelaban poseer o alcanzar.”

Estas referencias demuestran que la realización de miniaturas estaba muy difundida entre los pueblos precolombinos de la zona andina y que originalmente habrían tenido un motivo agrícola. Las figurillas estudiadas por Ponce Sanginés dejan entrever un simbolismo de fecundidad, relacionado tal vez con el amor, el sexo y la felicidad.

•  Orígenes de la Feria de Alasitas.

Como se ha visto en la explicación anterior, la fabricación de miniaturas tiene origen precolombino. La manifestación cultural de “Feria de Alasitas”, tendría por lo tanto, un referente Tiwanacota y seguramente anterior, por lo tanto, los inkas habrían cultivado estas expresiones al heredarlas de pueblos antiguos.

Originalmente la celebración de esta fiesta se realizaba el 21 de Diciembre (solsticio de verano), donde se exponían las ILLAS 1 a los primeros rayos solares, pidiendo además lluvias para una buena cosecha, ya que en esta época se inician las lluvias. Las miniaturas estaban relacionadas principalmente a los alimentos y a la crianza de animales ( ILLAS y ISPALLAS 2 ). Posteriormente, la simbología de las miniaturas fue abarcando todos los objetos cotidianos y valorizables.

La Feria de Alasitas habría tenido sus primeras expresiones urbanas en los años de la fundación de La Paz , o más precisamente, luego de que los fundadores se trasladaran de Laja a las orillas de río Choqueyapu.

Siguiendo la referencia de Paredes, la fiesta que se repetía anualmente cobró matices licenciosos, por lo que fue prohibida en años posteriores por un obispo no identificado.

Según la tradición oral 3 , en 1781, cuando el cerco de Tupac Katari en la ciudad de La Paz , que fue tan largo y duro, muchos españoles murieron de hambre. Y aunque también algunos originarios estaban cercados por ser los sirvientes de los españoles, llamaba la atención que parecían estar muy bien respecto a sus amos. Resulta que estos sirvientes tenían consigo algunos alimentos (que son típicos del andino), como charque, mote, chuño, quispiña y otros, que tienen la particularidad de poderse almacenar durante largos períodos de tiempo sin echarse a perder.

Eso les ayudó a mantenerse resistentes y además ayudaron a salvar a muchos españoles ya que los sirvientes se compadecieron de sus amos y compartieron sus alimentos.

Se cuenta que Sebastián Segurola, quien en ese momento era el Intendente de La Paz (equivalente a Alcalde hoy), se sintió muy agradecido con su sirvienta pues salvó de morir a su esposa gracias a los alimentos que guardaba en su habitación, sólo que además de enseñarle estos alimentos a su amo, éste encontró una estatuilla del Ekeko allá. Ella le explicó que se trataba de un espíritu protector, que no permitía que le faltase nada. Así que en agradecimiento a este espíritu protector, Sebastián Segurola emitió una ordenanza en 1782 para instaurar la Fiesta de Alasita el 21 de Diciembre.

Posteriormente el año 1783, esta fiesta, como muchas otras, es trasladada al 24 de Enero, fecha en que se recuerda a la Virgen de La Paz , producto del sincretismo introducido por los españoles.

Las primeras ferias se realizaban en la Plaza de Armas (hoy Plaza Murillo), aunque algunos autores indican en el cerro Santa Bárbara, después se trasladaron a la zona de San Pedro que para entonces era el centro de “la sociedad paceña”, con los años paseó por la Plaza Alonzo de Mendoza, la Terminal de Buses, la Avenida Tejada Sorzano y la ex-fábrica Said, para terminar hoy en el ex - Parque Zoológico, en la ciudad de La Paz , y en la zona 16 de Julio en El Alto.

1.3. Transformaciones del Ekeko en la historia.

El Ekeko ha sufrido varias transformaciones, la primera de ellas fue precisamente en 1783, a un personaje con rasgos españoles, bonachón y gordito. Más adelante, alrededor de 1883 el Ekeko se tornó rubio e incluso fue minero y comienza a llevar un cigarillo en la boca. Cerca al año 1900, se le añade un baúl de cuero, una botella y un vaso de plata.

Según las épocas y las necesidades de la sociedad, se van añadiendo y cambiando elementos al Ekeko. Por ejemplo en 1952 después de la Reforma , se cambia el traje y sombrero por el poncho y lluchu, e incluso se le añade un fusil. A partir de 1970, cobra tez morena pero ya lleva billetitos y pasaportes. En 1980 se le añaden computadoras.

2. ALASITAS AYER Y HOY.

La presencia de la fiesta, con el Ekeko como figura central, se ha extendido hacia otros departamentos: en Cochabamba tiene lugar el primer domingo de octubre. En Oruro se inicia el primer domingo después de Todos Santos y todos los domingos siguientes hasta después de los carnavales del próximo año (escenario: plaza del folklore, o “cívica”).En la ciudad de Trinidad, la feria de Alasitas se realiza el 16 de julio. En Tarija está presente durante la festividad de San Roque y se denomina “Santa Anita” (primer domingo de septiembre). Desde 1972, se realiza también en Santa Cruz el día 24 de septiembre.

 

Alasitas tiene presencia en todas las provincias andinas. En el departamento de La Paz son especialmente importantes las Alasitas de Copacabana. En Cochabamba cobran notoriedad las Alasitas de “Urkupiña”, que se efectúan en el mes de agosto en ocasión de la fiesta de la virgen del mismo nombre, en Quillacollo. Presente también en Punata y otras provincias vallunas. En la localidad de Tarabuco (Chuquisaca) la feria se luce paralela a la festividad del Pujllay. En Salinas de Garci Mendoza; en la localidad del Señor de Lagunas, y en muchas localidades del Ande se fusionan con las festividades religiosas.

 

En el oriente Boliviano las Alasitas tiene presencia en Yacuiba, Cotoca, Montero, etc.

También Alasitas se ha extendido más allá de las fronteras. En el sur de Perú (Puno, Juli, etc), en Argentina ( La Quiaca , Buenos Aires) y en Brasil en Corumbá.

Todos los objetos son miniaturizados. Nuestros ancestros guardaban, en chuspas y taris, wairurus (semillas que se reproducen por sí mismas), conchas de mar y piedras blancas del Lago Titikaka. Warmi-munacha y Chacha-munacha (figurillas que representan la pareja) y un mullu (raíz para atraer pareja).

 

Estos elementos son illas que representan la semilla de la abundancia, que acompañan a todos los objetos miniaturizados, hoy en día incluso periódicos y artefactos de uso cotidiano.

 

Los billetes probablemente se introdujeron entre 1911 y 1928, cuando el auge de la explotación de la plata, en lugar de los “tapabalazos” o botones de cobre que servían como dinero simbólico para intercambiar miniaturas. En la última década comenzaron a circular dólares y euros, y últimamente además celulares, televisores, filmadoras, computadoras y otros objetos de carácter moderno, en una clara demostración de adaptación a la época, reflejando vitalidad al poder transformarse en el tiempo.

3. CONCLUSIONES.

Como toda institución andina, las tradiciones y expresiones culturales ancestrales han reestablecido su espacio por su propia fuerza e ímpetu.

La fiesta que originariamente se celebraba el 21 de Diciembre, al llegar a la época de la colonia sufrió, como muchas otras instituciones andinas, persecución y superposición bajo el rótulo de “extirpación de idolatrías” , teniendo que esconderse hasta 1782, fecha en que vuelve auspiciada por los mismos españoles.

En 1783, la celebración es recorrida al 24 de Enero, como resultado del sincretismo; tratando de entremezclarla con la fiesta de la Virgen de La Paz. La fiesta ha sido mantenida en esa fecha hasta nuestros días.

Este espíritu andino, surge en el silencio en un proceso de reivindicación. Muestra la capacidad de adaptabilidad como todas las instituciones andinas; capaces de transformar la forma pero no la esencia.

El Ekeko representa el espíritu andino; detrás del cambio está el corazón que pervive en el tiempo y espacio, la época que vivimos de “reivindicación ancestral” definitivamente irá transformando el aspecto del Ekeko.

 

 

Ciertamente, los arquetipos son muy importantes, ya que si analizamos los caracteres de la fisonomía de la raza blanca, comprobaremos que no coinciden con los códigos de estética de la visión andina, así como no coincidirán con los de otras culturas.

 

El andino hizo que el Ekeko se pareciera al blanco pero ahora que el tiempo ha cambiado, él mismo volverá a moldearlo ya sin avergonzarse de sí mismo, aceptándose y volviendo a su raíz ancestral, de esta forma, éste marcará una nueva etapa en este nuevo tiempo.

BIBLIOGRAFIA

FAMILIA HUANACUNI. Entrevista, La Paz , Enero 2004.

CAVOUR, Ernesto Alasitas La Paz , Ed. MAQUEV,1996.

PAREDES, Rigoberto Mitos, supersticiones y supervivencias populares de Bolivia. Imp. Atenea, La Paz , 1936.

PONCE, Carlos Tunupa y Ekako, Ed. Burillo, La Paz , 1969.

POSNASKY, Arthur “El Ekeko y las Fiesta de Alasitas” Revista de Antropología Historia de un enano jiboso que se transformó en un ser regordete llamado Ekeko

LAYME, Felix “Diccionario Castellano Aimara”, PRESENCIA La Paz , 1992.

CÁCERES TERCEROS, Fernando “Adaptación y cambio cultural en la Feria de Alasitas”, Cochabamba, 2002.

______________________________________________________________

1 ILLA: Refiérese al ganado y prosperidad en el hogar. “Amuleto para atraer abundancia”. Diccionario Castellano Aimara (Felix Layme).

2 ISPALLA : Producto que da la tierra para una buena cosecha. “Amuleto de la papa”. Felix Layme.

3 Famila Huanacuni.

Diseño web y hosting por www.taypi.com